5 preguntas acerca de tu alojamiento web

5 preguntas acerca de tu alojamiento web

El alojamiento web puede parecer un producto básico en nuestros días. Eliges la cantidad de espacio en disco y el ancho de banda que necesitas, y ya está en marcha y funcionando. Mientras que antes había todo tipo de limitaciones, hoy en día hay infinitas opciones y los costos de alojamiento han llegado a ser casi insignificantes para la mayoría de las empresas.

Pero pensar que el alojamiento web es un producto básico como la electricidad o el gas es un gran error. El hecho es que el alojamiento web tiene una gran cantidad de partes móviles, y todas ellos deben trabajar en armonía para ofrecer una calidad alta, y un servicio ininterrumpido. La elección de un host de bajo costo puede parecer una elección racional, pero en realidad podría ser una errónea decisión debido a los daños que puede causar a tu negocio.

Así que vamos a ver cinco factores que se deben tener en cuenta para ayudarte a entender si tu alojamiento web está ayudando o limitando tu negocio.

1. ¿Cuáles son los tiempos de carga de tu sitio web?

La velocidad de carga es la velocidad a la que se descarga tu sitio web. Hay un gran número de sitios donde puedes medir tu PageSpeed. La velocidad de carga es importante por varias razones. En primer lugar, porque los sitios web de carga más rápida ofrecen una mejor experiencia de usuario frente a los lentos. En pocas palabras, la gente odia esperar a que una página se cargue.

Pero no sólo para los usuarios de escritorio. Se ha llegado al punto de inflexión donde la navegación móvil ha superado a la de escritorio y ordenadores portátiles. Y si hay una cosa que los usuarios móviles exigen a los sitios web es rapidez.

Google valora esto, y por eso la velocidad del sitio es una de las variables que mide como parte de su algoritmo de búsqueda global. No nos dirá cuánto representa la velocidad de carga dentro de sus factores de clasificación, no suele arrojar mucha luz sobre su algoritmo, pero conviene tomar nota.

Ahora, sin entrar en demasiados detalles acerca de lo que hacer para mejorar la velocidad de carga, hay docenas de factores involucrados, muchos de ellos relacionados con el diseño. Son ajustes, generalmente caros, que un experimentado desarrollador web tiene que hacer con el código de tu sitio web.

¿La línea de fondo? La aceleración de tu sitio web puede ser cara y conllevar tiempo. Pero un área donde se pueden obtener resultados rápidos es en el tipo de alojamiento web que elijas. Al actualizar a cualquier Solid State Drive (SSD) hosting o cambiando a un Virtual Private Server (VPS) puedes mejorar drásticamente tu.

2. ¿Tienes vecinos ruidosos?

A nadie le gustan los vecinos ruidosos. Lo mismo ocurre con el alojamiento web. El caso es que si el host está ofreciendo tanto espacio en disco y ancho de banda y lo hace por solo un par de euros al mes, entonces ¿adivina qué? no estás solo en ese servidor.

Este es un problema real. Tu anfitrión no lo va a publicitar, pero cuenta con que siempre habrá personas en ese tipo de oferta que intentarán ir al máximo de lo que han contratado. Ellos serán los que tratarán de llevarse hasta la última gota de potencia de procesamiento de sus 2€ al mes de alojamiento. Siempre existirá una pequeña minoría de vecinos ruidosos acaparando los recursos clave del servidor y, a menudo, con un impacto negativo en el rendimiento del servidor.

Claro, hay herramientas como CloudLinux, que actúan como limitadores de la potencia a la que los clientes individuales pueden tener acceso, pero hay que saber que tu hosting tenga estos tipos de mitigadores en su lugar.

3. ¿Cuál es la reputación de IP?

Si desde el servidor donde estás alojado se detecta el envío de spam o de malware lo más probable es que la dirección IP  entre en la lista negra. Esas son malas noticias, ya que puede afectar a una variedad de factores, desde la entrega de correo electrónico hasta el ranking de búsquedas.

Hay varios programas de software que puedes utilizar para supervisar la reputación de la IP de tu servidor  para saber si está en la lista negra.

Una de las razones principales por las que puedes estar en la lista negra es que otros clientes en el mismo servidor ejecuten aplicaciones de software inseguro o desactualizado. Esto no lo hacen necesariamente con mala intención. Por lo general es un descuido o una falta de entendimiento.

Tomemos un ejemplo. Los hackers no van a publicar su modus operandi pero por lo general van en busca de las inseguridades que puedan explotar. El ejemplo clásico es un formulario de contacto desactualizado, que puede ser explotado para enviar correo no deseado.

Otro ejemplo es un sistema de gestión de contenidos (CMS) desactualizado, como WordPress o Joomla. Estos son cada vez más popular en estos días, y el problema es que una vez ha acabado la fase de diseño, el propietario de la empresa no se da cuenta de que tiene que mantener su software actualizado. Estas actualizaciones son por una razón, y la razón principal es para tapar cualquier problema de seguridad.

Una manera de abordar esto de forma proactiva por parte del servidor es vigilar constantemente el software y vigilar los correos electrónicos salientes, usando una herramienta como SpamExperts, para monitorizar posibles huellas conocidas de spam, phishing y correos electrónicos relacionados con el malware.

Una vez más, estas herramientas tienen un costo y algunos hosts pueden no asumir el coste adicional que implica la protección de la reputación de su IP. Por otra parte, los servidores “responsables” las utilizarán para adelantarse a los problemas y así asegurarse de que sus clientes no sufran de listas negras.

4. ¿Sufres de rendimiento pobre durante los picos?

Si estás alojado en un servidor compartido, y tienes un sitio web de comercio electrónico muy activo entonces seguramente estarás comenzando a notar rendimiento pobre en las horas punta o durante los períodos estacionales de mucha actividad.

Si es así lo más probable es que la RAM de tu aplicación de carrito de la compra se esté quedando sin recursos. El caso es que el alojamiento compartido está destinado a satisfacer las necesidades de la mayoría. Esto significa que los recursos del servidor clave, tales como la CPU y la memoria RAM, se comparten equitativamente entre todos los sitios web en ese servidor. Como resultado, únicamente te queda ponerte en cola a esperar para obtener la energía que necesitas.

¿El resultado? rendimiento pobre, que molesta a los visitantes y, finalmente, te supone un coste en ventas perdidas.

Por unos pocos euros más cada mes, puedes decir adiós a este tipo de problemas relacionados con el rendimiento. Un VPS con capacidad de escalar hacia arriba o hacia abajo según sea necesario. Se puede controlar la cantidad de CPU o RAM asignada a ti, y así garantizas ese nivel de potencia.

En lugar de tener que luchar por el poder de procesamiento y memoria con cientos y posiblemente miles de empresas, puedes tenerlo todo con la capacidad de escalar sobre la marcha según tus necesidades.

Claro, hay algunos costos mensuales adicionales, como una licencia de panel de control y tal vez un servicio de servidor administrado, si no tienes un administrador de sistemas de en tu equipo, pero esto es una buena inversión para tu negocio.

5. ¿Está permitido el software no estándar?

A veces puede que tengas que ejecutar software o versiones de software que no son compatibles con un servicio de alojamiento compartido. Por ejemplo, pongamos por caso que el software del carrito de la compra necesita la última versión de PHP, pero su alojamiento aún no está ofreciendo esta versión.

O tal vez tu host ofrece el software estándar que es más lento que algunas de las alternativas. Un par de ejemplos puede ser el servidor web en el que usan Apache en lugar de Litespeed o MySQL en lugar de Percona. Eso no quiere decir que las opciones más lentas no tengan sus ventajas (por ejemplo Apache es fuerte en materia de seguridad), pero si tu quieres ejecutar herramientas más “exóticas” entonces un entorno de alojamiento compartido seguramente no sea la mejor opción.

 

El alojamiento web no es una mercancía como la electricidad o el combustible. Hay una serie de razones por las que debes tomar una decisión informada para tu servicio de alojamiento web.

Ya se trate de LoadSpeed, vecinos ruidosos, la mala reputación de IP, las horas punta o los requisitos no estándar, debes confrontar el costo en comparación con el balance de beneficios para tu negocio, y planificar tu alojamiento en consecuencia.

Comentarios

Sin comentarios
Ha habido un error en el envío
Comentario enviado. Será revisado por la moderación antes de ser publicado.

Deja tu comentario

Tu nombre:
Tu email:
Tu comentario:
Nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y así poder mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí