El asistente personal Amazon Lex, abierto a desarrolladores

El asistente personal Amazon Lex, abierto a desarrolladores

Amazon Lex, el servicio de inteligencia artificial utilizado por dicha empresa para la creación de su asistente personal Alexa, ha dado un paso más y desde el pasado miércoles está abierto a desarrolladores y disponible en Amazon Web Services. El sistema, que incluye una tecnología de entendimiento del lenguaje natural combinada con reconomiento de voz, fue introducido por primera vez hace dos años. Hasta ahora la asistente ha funcionado integrada en los altavoces inteligentes de Amazon. Entre otras cosas recibe comandos de voz, permite escuchar música, recibir noticias, el tiempo, reservar viajes o conseguir descuentos, e incluso controlar todo tipo de dispositivos en nuestra casa, desde conectar los ventiladores a enceder y apagar luces, abrir la puerta del garaje, o pedir una pizza.

La compañía pretende, con este nuevo paso, ganar la carrera hacia el control computacional a través de la voz, tras perder su competencia en el área móvil contra Apple y Google. Su próximo reto es convertirse en la tecnología de referencia para programadores, con vistas a ser la herramienta principal del futuro e-commerceProcesar ingentes cantidades de datos es clave para la inteligencia artificial, ya que esto es lo que permite a los asistentes de voz decodificar el habla. Por eso, Amazon busca utilizar los textos y grabaciones de voz que envía la gente a las apps, para entrenar a Lex y, así, mejorar a la asistente y su habilidad para entender todo tipo de consultas.

Esto podría ayudar a la empresa a ponerse al día en cuanto a recopilación de información, puesto que, a pesar de lo populares que son los dispositivos de Amazon que funcionan con Alexa, como los altavoces Echo (la compañía ha vendido alrededor de 10 millones), Apple sigue vendiendo cada día cientos de millones de iPhones y otros dispositivos que incluyen a su asistente Siri. 

De ahí que desde la compañía quieran centrarse en las grandes posibilidades del comercio digital, ya que este ha empezado, de hecho, a atraer a muchos desarrolladores a construir sus propios chatbots. Amazon, incluso, ha comenzado a generar ofertas sólo a través de Alexa para animar a comprar por servicio de voz, y el propio Facebook, con su asistente virtual llamado M, ya puede ayudar a sus usuarios a pedir comida desde delivery.com. 



Según ha señalado el propio CTO de Amazon Werner Vogel, la compañía procesa cómo escribimos y hablamos los seres humanos para hacer a los asistentes más intuitivos y útiles de lo que han sido hasta ahora. Por otro lado, al igual que con otros servicios basados en la nube, Amazon cobrará a los desarrolladores en función de cuántos textos o solicitudes de voz llegue a procesar Lex.

Asimismo, ejecutivos de la empresa explicaron hace un tiempo las posibles aplicaciones que ofrece Lex a los desarrolladores que quieren construir sus propias apps con bots conversacionales. La empresa hizo incluso una demostración de una herramienta que permitía a los usuarios reservar un vuelo sólo con la voz. Y es que, este sistema no está limitado a trabajar en los chat que se pueden encontrar hoy en día en las apps de mensajería de los consumidores, como Facebook Messenger (aunque puede ser integrado en esa plataforma). Lex puede trabajar, de hecho, en cualquier chat de voz o texto del móvil, web o en otros servicios como Slack o Twilio SMS.

Según Amazon, esta tecnología podrá utilizarse también para  multitud de propósitos, como web apps y móviles que proveerán a los usuarios de información, alimentarán su aplicación, ayudarán con diferentes actividades de trabajo o incluso facilitarán el control de robots, drones y juguetes.



Por tanto, los chats de mensajería, y particularmente el e-commerce, son entradas solidas para la tecnología Lex. Es más, los consumidores hoy en día se han sentido frustrados por los bot actuales que tienen menús de navegación torpes y una habilidad limitada para responder las preguntas realizadas por los usuarios. Sin embargo, Lex permitirá a los desarrolladores crear bots que conviertan charlas en textos y reconozcan la intención de estos, haciendo de ésta una herramienta más sofisticada que las que ya existen en el mercado.

Esta apertura ha sido la mayor estrategia de Amazon en los últimos años y con ella ha conseguido, entre otras cosas, desplegar los servicios de Alexa Voice para que los desarrolladores puedan integrar a la asistente en sus propios dispositivos. No obstante, el software de Alexa no es el único en formar parte de un ecosistema abierto. La compañía dijo a principios del mes pasado que también hará disponible la tecnología que hace funcionar los altavoces Echo a creadores de terceras partes. Esto incluye la disponibilidad de micrófonos para escuchar las órdenes de Alexa, y la distribución del software propio que puede reconocer palabras, reducir el ruido de fondo y cancelar los ecos en habitaciones grandes. Así pues, ofreciendo esta tecnología, otros fabricantes de dispositivos podrán construir sus propios productos inteligentes con reconocimiento de vozincluso aquellos que podrían competir directamente con los mismos altavoces Echo de Amazon.

Comentarios

Sin comentarios
Ha habido un error en el envío
Comentario enviado. Será revisado por la moderación antes de ser publicado.

Deja tu comentario

Tu nombre:
Tu email:
Tu comentario:
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.